Como curar hemorroides externas pequeñas


Aunque no lo parezca, las hemorroides externas son más comunes de lo que imaginamos, pero no es un tema que a las personas les guste hablar en cualquier reunión, porque es muy vergonzoso y no queremos que nadie se entere. El sitio donde más gente busca como curar hemorroides externas pequeñas es en internet, donde puedes encontrar una gran variedad de remedios caseros y que son de gran utilidad.Estas venas hinchadas suelen aparecer por muchas razones, entre ellas porque no comemos suficiente fibra, ni tampoco tomamos la cantidad de agua necesaria o no hacemos ejercicio, sobre todo si llevamos el actual estilo de vida donde pasamos mucho tiempo sentados.

También es muy común que aparezcan cuando se tiene estreñimiento crónico o diarrea crónica; o cuando las mujeres se encuentran en las últimas etapas del embarazo, y qué decir de las personas que sufren sobrepeso. No se dice mucho al respecto en artículos donde explican como curar hemorroides externas pequeñas, pero incluso también puede pasar cuando practicamos el coito anal, porque esta práctica puede provocar lesiones internas o externas en las delicadas venas que rodean la zona anal.

Las hemorroides externas no son más que várices o inflamaciones de las venas que se encuentran en el recto y en el ano, pero que no siempre les prestamos atención; aun así, aunque no lo creas, son bastantes comunes.

Aproximadamente el 75 por ciento de las personas han sido afectados por problemas hemorroidales alguna vez en su vida, pero a veces simplemente no se dan cuenta porque el problema desaparece sin tratamiento y pasan desapercibidos. En otras ocasiones, es el dolor, la picazón y el ardor el que nos llega a visar la presencia de hemorroides.

dolor de hemorroides

Cómo afortunadamente existen muchos remedios caseros, puedes aplicarlos en como curar hemorroides externas pequeñas sin la necesidad de un tratamiento médico, el cual a menudo suele ser muy doloroso. Algunos de los síntomas que con frecuencia puedes presenciar son: sensación de ardor en el ano o alrededor de él, picazón, dolor durante la defecación y sangre con un tono rojo brillante, el cual puede ser visible en las mismas heces, en el papel higiénico o dentro de la taza del inodoro después de una evacuación.

Existen dos tipos de hemorroides, las internas y las externas. Las internas aparecen cuando se producen en el interior del recto, cómo no se pueden tocar ni ver, a veces ni siquiera te das cuenta de que las tienes, a menos que sean lo suficientemente grandes, o estén muy cerca del ano, porque pueden abultarse al momento de defecar.

Mientras que las hemorroides externas aparecen en el área anal alrededor de la abertura rectal; y cuando se irritan seriamente pueden formar coágulos debajo de la piel y convertirse después en un bulto duro.

Cuidados básicos y como curar hemorroides externas pequeñas

Cuando detectes la presencia de almorranas o várices en el recto, lo primero que debes hacer es limpiar el área anal con mucho cuidado. No importan los tratamientos o remedios elijas en como curar hemorroides externas pequeñas, siempre debes hacer este paso porque es una de las cosas más importante que debes tomar en cuenta antes de iniciar la curación. Para lavar la zona utiliza un paño suave, agua tibia y jabón suave. Cuando termines enjuaga bien y sécate con un paño limpio o con papel higiénico muy suave.

Si lo prefieres, también puedes usar toallas húmedas, porque éstas son más suaves que el papel higiénico seco. En el mercado existen muchas marcas que incluyen ingredientes calmantes como la sábila o cualquier otro tipo.

Como curar hemorroides externas pequeñas con baños de asientos

Es muy importante mantener limpias las hemorroides para poder aminorar la irritación de la zona, ya que las almorranas pueden ser extremadamente dolorosas e irritantes, considerando que el tejido anal es muy sensible, se puede inflamar y después dar mucha comezón; o peor aún, el más ligero roce irritará la zona provocando ardor.

Personas especialistas en el tema de como curar hemorroides externas pequeñas recomiendan los baños de asiento, porque son ideales para limpiar, desinflamar el área y, sobre todo, para disminuir el dolor y la comezón. Para ello vas a necesitar conseguir una tina y agua caliente, es importante que no le agregues perfumes, burbujas, aceites o sales porque podrías irritar las hemorroides.

En muchas farmacias y tiendas de descuento te dirán como curar hemorroides externas pequeñas con baños de asiento que ellos mismos venden hechos de plástico especializados y que caben en un inodoro; pero si lo prefieres, puedes utilizar una tina de baño, finalmente el objetivo es sumergir la zona afectada en agua un poco más caliente de lo normal.

Hay personas que saben como curar hemorroides externas pequeñas que recomiendan agregar una piedra plana al agua para que suba de nivel y ayude al agua a retener el calor. El baño debe ser una o dos veces al día, durante diez o quince minutos, pero no más de una semana; si nota que el tiempo pasa, pero las hemorroides externas persisten, entonces debes buscar otro tratamiento médico.

Se les llama baños de asiento a los métodos curativos tradicionales que se realizan en algún inodoro o bidet. El agua que se emplea puede ser fría o caliente dependiendo del tipo de zona hemorroidal que se tenga. Gracias a estos baños de asiento no sólo podrás eliminar las molestas almorranas, sino que también funcionan como laxantes, para expeler gases, para mejorar la digestión o regular la circulación.

Muchas personas que saben como curar hemorroides externas pequeñas prefieren los baños de asiento porque producen una sensación de descanso mientras se sana. Con este tratamiento, además de sanar, podrás limpiar la piel, las mucosas genitales y el ano. Si los usas correctamente, tendrás en casa y de manera muy sencilla antiinflamatorios y sedantes que te ayudarán a facilitar la evacuación de cálculos y cólicos renales.

Para aplicar los baños de asiento en casa necesitarás una tina con una profundidad de cinco a 7.5 centímetros, o sino con que sea lo suficientemente profunda para que cubra a partir del ombligo hasta los genitales y las nalgas. Mientras dura el baño, unos cinco o quince minutos, puedes aprovechar para darte frotaciones y masajes de distintos tipos en las partes de tu cuerpo que estén sumergidas en el agua.

La temperatura del agua va a variar dependiendo de lo que quieras conseguir; pero la temperatura ideal para la zona hemorroidal es el agua caliente, porque ayuda a reducir la inflamación, el dolor y la comezón. Esto es porque el agua caliente dilata los vasos sanguíneos, permitiendo que la sangre circule lo más rápido posible por las venas hemorroidales inflamadas.

Para mayor efectividad, se recomienda cambiar en seguida el agua caliente por otra tina pero ahora con agua fría para extraer el calor que hay en las várices; de tal forma que el flujo sanguíneo de estas venas inflamadas disminuirá y reducirá la presión que existe dentro de ellas; y como consecuencia, también reducirá el dolor que a veces no nos deja ni dormir.

Para complementar tu baño puedes añadir al agua algunas hierbas como: manzanilla, llantén, cola de caballo, roble, castaño de Indias, cuscús, milenrama, bolsa de pastor, ciprés, tormentila, zarzamora, ajenjo, sábila, belladona, entre otras.

Una vez que esto termine es importante secar el ano con palmadas suaves con una toalla suave y absorbente. Además, puedes aplicar una buena cantidad de talco para mantener la zona seca y permitir que los tejidos que se encuentran inflamados se muevan libremente.

Posteriormente, puedes completar el proceso de como curar hemorroides externas pequeñas con un ungüento convencional para hemorroides que contengan ingredientes como: aloe vera, arrayanes, raíz de sello de oro, mirra o roble blanco.

Como curar hemorroides externas pequeñas con homeopatía

La medicina homeopática es un excelente remedio para distintas dolencias como curar hemorroides externas pequeñas. Esto es un método curativo natural que consiste en tratar las enfermedades administrándole al paciente pequeñas dosis de sustancias similares a las patologías que producen los síntomas que se pretenden combatir. Por eso es muy importante dejar que las dosis y el tratamiento lo haga un experto en homeopatía. La medicina homeopática puede actuar tanto a nivel externo cuando aplicamos algunas pomadas, o a nivel interno como cuando ingerimos una dosis líquida a través de gotas.

Hemorroides y homeopatía

El primer paso antes de entender como curar hemorroides externas pequeñas con homeopatía es entender primero con qué tipo de hemorroides externas estamos tratando, por ejemplo, cuando la zona  hemorroidal no sangra se puede aplicar sobre la zona afectada una pomada homeopática de Hamemelis, que venden en cualquier farmacia naturista. La Hamemelis contiene una gran cantidad de taninos y flavonoides que son muy útiles para mejorar la circulación.

Para las hemorroides externas que duelen mucho existen varios tratamientos que pueden incluir: Aesculus Hippocastanum, Nux Vomic y Arnica, con una dosis de 5 ch, con 3 gránulos cada hora. Puedes encontrar estos gránulos en tubos para múltiples dosis en prácticamente todas las farmacias, ahora qué, si además de almorranas tienes dolor o fiebre, es importante que reduzcas la dosis a cantidades más bajas.

También existen otros tipos de gránulos para tratar casos extremos de dolor y sangrado:

-Lachesis, para venas hinchadas color violeta y muy sensibles al tacto.

-Nitricum Acidum, para fisuras que sangran fácilmente y con evacuaciones dolorosas.

– Aloe, para venas hinchadas grandes, azules y dolorosas.

– Muriaticum Acidum, para venas hinchadas color azul oscuro que sobresalen al exterior.

– Graphites, con fisuras dolorosas y picores pero sin ganas de evacuar.

– Kalium Bichronicum, con dolores punzantes y sangrado abundante, pero que mejora con el frío.

– Peonia, para almorranas que duelen todo el tiempo.

– Sulfur, para almorranas  que aparecen y desaparecen.

– Collinsonia, para venas hinchadas con tendencia a sangrar y con estreñimiento.

– Fluoricum Acidum, para venas hinchadas que pican, pero que mejoran con el frío.

– Sepia, para almorranas que empeoran al caminar.

– Pulsatilla, para venas hinchadas que empeoran estando acostado.

Como podrás observar, la homeopatía sirve para diferentes hemorroides externas. Por ello los tratamientos deben ser individualizados para tratar no sólo los síntomas generales, sino también los particulares como el picor, el ardor, el dolor al evacuar, el sangrado, la constitución física, la forma de reaccionar, así como los factores que mejoran o empeoran con algún movimiento.

Aplicados de forma correcta, los medicamentos homeopáticos son muy recomendables tanto para niños, embarazadas o pacientes muy sensibles a los químicos o a cualquier otro ingrediente, porque no tienen contraindicaciones ni efectos adversos.

Como curar hemorroides externas pequeñas con aceites esenciales

Otra forma de como curar hemorroides externas pequeñas es con aceites esenciales, los cuales son muy sencillos de conseguir y de fácil aplicación. Los aceites son fragancias naturales que se encuentran en algunas raíces, en maderas, en resinas, en hojas, en flores, en frutas o en bayas aromáticas.

Para saber como curar hemorroides externas pequeñas sólo debes saber cómo elegir entre los diferentes tipos de aceites, por ejemplo el aceite de lavanda que funciona para aliviar las molestias y la picazón; el aceite de ciprés que cura con gran facilidad las hemorroides; o el aceite del árbol del té que ayuda a eliminar la inflamación y la infección; y por supuesto el eneldo que es muy útil para aliviar el dolor.

Para aplicarlo puedes preparar un ungüento en casa a base de aceites. Sólo coloca en baño María 50 por ciento de aceite hipérico, 25 por ciento de aceite de caléndula, 25 por ciento de aceite de sábila o aloe vera y un poco de cera de abejas. Espera a que la cera se derrita, para luego dejarla enfriar un poco; mientras remueves la mezcla, ve añadiendo poco a poco 5 por ciento de tintura de árnica, 5 por ciento de tintura de milenrama y 5 por ciento de extracto de castaño de India. Cuando el ungüento esté fresco puedes aplicarlo en la zona afectada. Un ungüento más sencillo de preparar es colocar dos cucharaditas de café, aceite de almendras y dos gotas de aceite especial de manzanilla.

Aceites esenciales para hemorroides

Como curar hemorroides externas pequeñas con hamamelis

Los nativos americanos han utilizado la hamamelis para curar cualquier problema médico como tumores o dolores articulares, así como curar hemorroides externas pequeñas. En la medicina moderna también se utiliza mucho gracias a sus propiedades astringentes, antiinflamatorias, vasoconstrictoras, antibióticas, antisépticas y hemostáticas.

La hamamelis es una planta que crece en forma de arbusto con una altura de hasta 7 metros de altura. Tiene forma de cápsula con semillas color negro y flores amarillas con cuatro pétalos alargados. Para la medicina se utilizan las hojas y la corteza, porque éstas son ricas en flavonoides, ácidos fenólicos y taninos.

Con la planta hamamelis puedes reducir inflamaciones, detener el sangrado, disminuir el dolor y desinflamar las venas, muy útil para preparar remedios caseros o para aplicaciones como curar hemorroides externas pequeñas. Para utilizarlo sólo debes aplicar sobre la zona afectada un poco de agua de hamamelis, ayudándote con una bola de algodón.

Si no tienes mucho dinero para preparar agua de hamamelis, puedes hacer tu propia preparación hirviendo en medio litro de agua dos cucharadas de celidonia, dos de hamamelis y dos de diente de león durante diez minutos. Después es necesario dejar enfriar y aplicar directamente en la zona hemorroidal con la ayuda de una compresa empapada de esta infusión.

Si lo prefieres y quieres agregar la hamamelis a tu dieta diaria, puedes prepararte una tisana agregando a un vaso de agua hirviendo veinte gramos de ginkgo biloba, veinte gramos de hamamelis, veinte gramos de vid y quince gramos de abedul. La dosis diaria debe ser de dos tazas al día, pero si quieres que sea más efectivo, entonces puedes agregarle cuarenta gotas de extracto de castaño de Indias. Hay una opción más, que es la de agregar a medio litro de agua hirviendo hamamelis, aquilea, hojas de vid, espino y matricaria. Debe tomarse esta infusión a lo largo de todo el día entre comidas.

Hemorroides externas y flores de hamamelis

Si no tienes tiempo de preparar remedios caseros utilizando hamamelis, o no cuentas con todos los ingredientes al alcance de tu mano, puedes comprar líquido astringente de hamamelis. De tal forma que cada que vayas a evacuar, en lugar de utilizar papel higiénico, sólo necesitarás aplicar unas gotas de hamamelis en forma de líquido sobre toallitas de bebé, y después de puedes limpiar como lo hacías normalmente con el papel de baño.

Estreñimiento y como curar hemorroides externas pequeñas

También será necesario modificar algunos malos hábitos en nuestra vida, como podría ser el estreñimiento, uno de los factores principales por las que aparecen las hemorroides externas. Cuando tienes estreñimiento, las heces salen duras y oprimen las venas, luego las irritan y se hinchan formando las populares almorranas.

El estreñimiento es la consecuencia de diversos desórdenes alimenticios que llevamos en nuestra dieta, por eso es importante incluir fibra, para mejorar los movimientos de tu intestino, ya que al añadir volumen a las heces, éstas atraerán más agua, y por lo tanto el movimiento intestinal será más sencillo.

En sí, la fibra no es un alimento como tal, sino una sustancia que vienen en las legumbres, en las verduras, en las frutas y en los cereales, pero que no se digiere. Es como un tipo de carbohidrato que el cuerpo no puede asimilar, por lo que pasa directamente a través del tracto digestivo. Aunque es importante para nuestra dieta, la fibra no aporta nutrientes ni calorías, no obstante, es indispensable para que tengamos una buena salud y un peso adecuado, pero sobre todo, es indispensable para eliminar las hemorroides externas.

Existen dos tipos de fibras: la soluble y la insoluble. La primera se disuelve en el estómago gracias al agua de los alimentos y de los jugos digestivos, convirtiéndose en un líquido viscoso que interfiere con la absorción de grasas y azúcares. Será fácil encontrarlos en alimentos como las arvejas, los frijoles, los garbanzos, las lentejas, las nueces, la avena en hojuelas, el salvado de avena, las bayas, la ciruela, las fresas, los higos, el kiwi, la manzana, los melocotones, la pera, etcétera.

Por otro lado, la fibra insoluble absorbe mucha agua, se hincha y se expande en el aparato digestivo, facilitando los movimientos intestinales y el desalojo de las heces. Este tipo de fibra lo podrás encontrar en alimentos como el trigo, el maíz, el salvado de avena, las nueces, la linaza, el plátano, el brócoli, el arroz, la col, las lentejas, las papas, las espinacas, la zanahoria, la berenjena, el garbanzo, el frijol, etcétera.

Para las mujeres se recomienda el consumo de 25 gramos de fibra, mientras que en los hombres lo ideal es ingerir 35 gramos de fibra. Puedes calcular cuánta fibra consumes al día puedes medirla a través de cinco porciones de fruta, más tres porciones de verduras, más dos porciones de cereales y, sobre todo, dos litros de agua al día.

Ejercicio sobre como curar hemorroides externas pequeñas

Tampoco olvidemos que hacer ejercicio de manera constante en nuestra vida nos va a facilitar que cualquier remedio casero, sea cual sea que elijamos, tendrá mayor efectividad al momento de tomar una decisión de como curar hemorroides externas pequeñas. El ejercicio de manera constante te ayudará a tener una mejor circulación sanguínea en el cuerpo, lo que facilitará que la sangre lleve nutrientes y toxinas donde más se necesita, la zona en la que se encuentran las várices. Pero si no practicas ningún deporte o no estás acostumbrado a realizar mucho ejercicio, con que trotes una media hora, camines, nades o subas escaleras ya estarás ayudando a tu cuerpo.

Los ejercicios Kegel es otra buena opción porque puedes fortalecer los músculos pélvicos y prevenir las hemorroides externas. Este ejercicio consiste en contraer y relajar el músculo pubococcígeo (P-C), el cual puedes identificar fácilmente con este tip: sólo debes sentarte en el inodoro con tus piernas muy separadas y tratar de controlar el flujo de orina haciendo que comience y después detenerlo. Cuando hayas podido localizar este músculo, lo siguiente será contraerlo cinco veces al día, con repeticiones de 1.0 a 15 contracciones.

Espero que la información que he compartido contigo te sirva de mucho, y que apliques cada uno de estos remedios caseros para curar las hemorroides y así puedes buscar el alivio que tanto deseas.

A continuación te hago una recomendación especial, el Método H MILAGROS de la investigadora Holly Hayden el cual yo utilicé para eliminar mis hemorroides prolapsadas sin tener que llegar a una dolorosa cirugía. Espero te sirva y me cuentes tu testimonio cuando lo utilices. Para obtenerlo hoy mismo solo debes hacer click en el banner que aparece aquí debajo.

Un abrazo!!

MI RECOMENDACIÓN PERSONAL PARA CURAR LAS HEMORROIDES SIN CIRUGÍAS!!

cura para las hemorroides

cura para las hemorroides


Deja Tu Comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *